Cannabinoides y su uso en neurología

0

El uso recreacional, medicinal, paliativo y espiritual de la marihuana o el cannabis se conoce desde tiempos remotos debido a sus propiedades psicoactivas y medicinales.

Hoy en día, los avances médicos y químicos han conseguido posicionar a los cannabinoides en el campo de la neurología y continúan ofreciendo diversos estudios e innovaciones en distintos tratamientos. Estos avances han hecho posible ofrecer soluciones paliativas o incluso medicinales a pacientes de síndromes o enfermedades degenerativas que afectan directamente al sistema nervioso; trastornos como la epilepsia, la enfermedad de Huntington, el Parkinson, el Alzheimer o el síndrome de Tourette.

Todo esto ha sido posible tras conseguir aislar cerca de sesenta compuestos farmacológicamente activos del cannabis, dentro de los que se encuentran el THC o Tetrahidrocannabidiol como principal sustancia psicoactiva; y el CBD o Cannabidiol, como sustancia más interesante en el campo neurológico por sus propiedades medicinales; aunque ambas están siendo estudiadas y ofrecen resultados positivos.

En los últimos años, tanto los cannabinoides endógenos como sus propios receptores se hallaron en numerosos tejidos, incluyendo el Sistema Nervioso Central y los nervios periféricos. De igual manera, el sistema endocannabinoide tiene funciones que incluyen el control motriz, el ánimo, la cognición, el dolor y las conductas alimentarias.

Así mismo, los subtipos de receptores primarios asociados a los cannabinoides son los tipo 1 y los tipo 2. Los tipo 2 se manifiestan tanto en el Sistema Nervioso Central como en el sistema inmune. Concretamente, se documentan en neuronas del núcleo ambiguo, el núcleo motor dorsal del vago, el núcleo espinal del trigémino y la microglía.

La importancia del consumo controlado y cuidado

Una planta sana es vital para tener un consumo cannábico correcto y sin problemas. Es muy importante controlar posibles plagas y problemas en las plantas. Te recomendamos que te informes sobre cómo resolver cualquier problema con el cultivo y tener una producción fuera de peligro.


Estudios con cannabinoides y enfermedad de Parkinson

Los últimos estudios animales sobre la enfermedad de Parkinson parece que indican que los cannabinoides ayudan a disminuir la neurodegeneración. En ellos, se ha podido ver un aumento del sistema endocannabinoide en los ganglios basales, lo que se ha vinculado con la supresión de los espasmos.

De esta manera, empieza a sugerirse que los cannabinoides ayudan a reducir los síntomas motores en este tipo de enfermedades, incluso las discinesias inducidas por levodopa, aunque los resultados aún no sean del todo consistentes. Se ha llegado a proponer que los que los agonistas de los receptores tipo 1 de cannabinoides tienen actuaciones distintas de sus receptores primarios en circuitos no dopaminérgicos, como es el caso de las interacciones con los receptores de adenosina.

Irremediablemente, cuando se habla de cannabinoides aún existe una duda constante acerca de una posible adicción a las sustancias. Sin embargo, los últimos datos recogidos por la American Academy of Neurology, vuelcan datos esperanzadores. En los estudios realizados, se constata que alrededor del 9% de los pacientes de Parkinson sufrieron la supresión de los cannabinoides, junto a un 6,9% que suspendió el tratamiento por efectos adversos tales como náuseas, mareo, fatiga, deterioro cognitivo, alteraciones en el estado de ánimo, deterioro de la memoria cortoplacista, incremento del apetito, etc. Aún así, los efectos adversos y la adicción de los cannabinoides son difíciles de documentar en estos estudios, ya que al igual que sus propiedades terapéuticas dependen siempre de la concentración de la fórmula y la dosis, por no hablar del paciente concreto y su tratamientos complementarios con medicamentos convencionales.

En el caso de las administraciones orales, los cannabinoides se terminan depositando en los tejidos adiposos, de donde son liberados de manera lenta y muy variable. A la vez se observa que la cantidad de discrepancias en los resultados de la mayoría de estos estudios, también tienen que ver con que existen infinidad de efectos distintos de los cannabinoides en el sistema nervioso.

Análisis del Cannabidiol (CBD) en pacientes epilépticos

Cuando hablamos de estudios concretos con pacientes epilépticos, la molécula con mayor interés científico es concretamente el Cannabidiol o CBD. Del CBD se han observado un metabolismo y un mecanismo de acción complejos. Si es administrado por vía oral, la biodisponibilidad es de alrededor de un 10%, con una absorción pobre en el intestino. Se elimina entre 18 y 32 horas y es oxidada por las enzimas del citocromo p-450.

En un gran estudio, el mayor hasta la fecha, que contó con 214 pacientes y 137 analizados, se estudió la eficacia del Cannabidiol para este tipo de tratamientos. Existían varias patologías epilépticas diferenciadas entre los pacientes, pero los resultados volvieron a ser esperanzadores, con una importante reducción del 35% en los espasmos motores de los enfermos analizados. Se registraron algunos efectos adversos tales como fatiga, diarrea e hiporexia.

Se registran también resultados positivos en pacientes epilépticos con síndrome de Dravet, incluso combinando el Cannabidiol con sus tratamientos convencionales antiepilépticos, a razón de 20mg por cada kilogramo. Además, se han analizado otras enfermedades epilépticas como el síndrome de Lennox Gastaut, donde los resultados volvieron a ser favorables para el Cannabidiol, registrándose reducciones de las crisis de hasta un 44% en pacientes estudiados y sin efectos adversos destacables.

Medicamentos cannabinoides para tics nerviosos o síndrome de Tourette (ST)

Ya en el año 1988, se documentaron los primeros casos clínicos basados en posibles tratamientos a base de cannabinoides en pacientes con síndrome de Tourette. El informe recogía resultados de diversos casos clínicos básicos. De entre ellos se documentó la evolución de tres pacientes masculinos que padecían ST; de 15, 17 y 39 años respectivamente. Lo más destacable es que durante el estudio los pacientes consumieron marihuana fumada y demostraron mejoras significativas sin efectos secundarios destacables. Se notificaron reducciones de los espasmos o tics motores y de la sensación de urgencia, mejora de la atención, reducción en las conductas hipersexuales y de autolesión; y, en general, efectos relajantes.

Ya por el 98, se recogen nuevos datos de una encuesta realizada en Alemania a 64 pacientes de edad adulta con síndrome de Tourette. El 27% de ellos, es decir 17 de los pacientes encuestados declararon usar marihuana, de los cuales el 82% veían resultados positivos. Estos 14 individuos notaron reducción y mejora de sus urgencias premonitorias y sus tics, al igual que en sus trastornos de conducta tales como el TOC o el TDAH.

A estos datos se les suman también los resultados de otra investigación similar realizada en Canadá, también en pacientes adultos de ST que consumían marihuana de manera habitual. De nuevo se notificaron resultados esperanzadores con una reducción de los síntomas en alrededor de un 60% de los pacientes, incluso psiquiátricos; con algún efecto secundario leve como aumento del apetito, sequedad en ojos y boca, mareos, etc.

Una de las mayores eminencias en el ámbito del síndrome de Tourette y los cannabinoides es Kirsten Müller-Vahl, catedrática del Departamento de Psiquiatría, Sociopsiquiatría y Psicoterapia del Hannover Medical School (HMS) en Alemania. Desde 2015 es vicepresidenta de la IACM (Asociación Internacional de Medicamentos Cannabinoides), de la que también fue fundadora. Sus estudios retrospectivos ofrecen increíbles y diferenciados resultados. Diversos análisis que demuestran que no sólo hay una mejora significativa en los pacientes tratados con cannabinoides, sino que hay además una variación de resultados entre los pacientes que se tratan con marihuana de distintas fuentes: pacientes tratados con THC aislado, pacientes tratados con nabiximoles ( sativex® extracto compuesto por THC y CBD en proporción 1:1) o bien con marihuana medicinal adquirida en farmacias. A grandes rasgos, se documentó que la mayoría de los pacientes prefería la marihuana fumada en lugar de un medicamento cannabinoide o los nabiximoles, ya fuese adquirida en farmacias o conseguida por otras vías. Así mismo, se registraron mejoras más sustanciales y efectivas con la marihuana como tal, sobre todo en trastornos asociados al ST, como el TOC, el TDAH, la ansiedad, los ataques de ira, el insomnio, las autolesiones o la depresión.

Alzheimer, Huntington y cannabinoides

Tras diversos estudios en pacientes que sufrían Alzheimer o demencia severa, se observa que el uso de el dronabidol o THC sintético, mejora síntomas tales como la pérdida de peso, trastornos del comportamiento o agitación nocturna. Se sugiere que los endocannabinoides pueden actuar como neuroprotectores con la activación de los subtipos 1 y 2, eliminando la respuesta microglial.

La conclusión más común de todos los estudios realizados hasta la fecha es que los estimuladores de cannabinoides pueden aportar beneficios terapeúticos, al aumentar las respuestas naturales del cerebro.

Una teoría general también, tanto en enfermedades como el Alzheimer o el Huntington, empieza a coger fuerza. Parece que este tipo de padecimientos y sus graves síntomas podrían ser consecuencia directa de un mal funcionamiento natural del sistema endocannabinoide del paciente. A su vez, se demuestra que la activación de los subtipos de receptores tipo 1, limita la muerte celular después de las lesiones por excitotoxicidad y amortiguando también la respuesta inflamatoria.

De igual manera, en estudios con pacientes afectados por Huntington, vuelve a resaltar el efecto neuroprotector de los cannabinoides. De una manera muy similar al entorno de Alzheimer, con cannabinoides sintéticos como el VCE-003.2, procedente del ya sintético cannabigerol, se observa que los cannabinoides parece que regulan el sistema endocannabinoide con algún tipo de fallo, actuando de nuevo como protectores o antiinflamatorios y mejorando los síntomas de los pacientes estudiados.

A la vista está que si continuamos por la senda de la investigación y el desarrollo médicos con los cannabinoides, estos tendrán mucho que ofrecernos. Desde los compuestos o elementos esenciales extraídos directamentente de la marihuana, hasta los compuestos sintéticos que se vienen desarrollando en los últimos años, pueden ofrecer infinidad de soluciones paliativas e incluso medicinales para enfermedades tan delicadas y destructivas como las neurológicas analizadas en este artículo.

Por el momento y mucho más al alcance de todo el mundo, en el mercado ya existen múltiples soluciones que van más allá de consumir marihuana para aliviar algún dolor o padecimiento. Nos encontramos con tiendas especializadas como Bobgrow.com que ponen a nuestra disposicón una amplia gama de parafarmacia cannábica con aceites de CBD básicos, como el Aceite CBD 2% sublingüal de MyCBD para el consumo alimenticio o el E-liquid 200mg CBD 99% de Sensi seeds, para su consumo en vaporizadores.

Share.

About Author

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies